UA-38423070-2

viernes, 4 de julio de 2008

El amor y las madres solteras por elección

Nosotras y el amor.Una ecuación complicada...Al menos por lo que yo he visto...
Como escribí en las primeras entradas de este blog,las MSPE que yo conozco,hemos llegado hasta aquí por circustancias de la vida y llegadas a un punto elegimos la maternidad en solitario,pero en principio, hubiéramos preferido tenerlo en una familia formada con una pareja.Lo que pasa es que esa pareja no llega, al menos no la ideal, la que deseamos como compañeros de vida y no queremos dejar pasar la oportunidad de llevar a cabo el sueño de todas nosotras:la maternidad.
A veces alguna chica que viene de nuevas, que lo está pensando, nos pregunta que qué pasa con el amor tras tener un hijo en solitario y específicamente con semen de donante.Temen como me dijo un médico de cuyo nombre prefiero no acordarme que ésto sea un handicap para encontrar pareja....
Y yo pienso...si llegué hasta aquí sin haber encontrado al amor de mi vida...y no tenía un hijo...ahora que lo tengo, podría encontrarlo ...o no...para mi,igual que antes...
Y sigo dándole vueltas...al menos hasta hoy,¿a mi me ha echado para atrás que alguien que me gustara tuviera hijos? la respuesta es no...y aunque siempre dicen que los hombres son más miedosos frente al tema hijos y más si no son suyos,aspiro a encontrar una pareja que sepa estar a la altura de estas circustancias...
Creo que la gente ama independientemente de hijos, dinero, belleza, salud,incluso gustos sexuales...digo ...amar...
Pero a pesar de todo ésto que digo, todavía no conozco a ninguna MSPE,que se haya emparejado con éxito...Se de las que estando en tratamiento, lo pararon porque alguien apareció y al cabo de un tiempo, lo reanudaron; de las que ya con hijo , conocieron a alguien, pero la historia no prosperó más allá de un año o dos; de las que seguimos como estábamos ; de las que ya no lo echan de menos...
Tampoco llevamos tanto tiempo;generalizando nuestros hijos no tienen más de cinco años y hay muchísimos de uno y dos años,todavia demasiado fusionados para pensar en nadie más...

Digo yo que hay tiempo, no?

9 comentarios:

Lenis y Laly. dijo...

olaa ke pokito nos keda esperamos ke baje la regla para yamar a IVI y empezar.besos

Clau707 dijo...

bueno.. fui madre soltera, no de las tuyas, pero madre soltera al fin. El amor llega Eva, independientemente de los hijos, de las circunstancias, de la edad, del color...
Tal vez es más fácil para un hombre saber que detrás del piojillo no habrá nadie nunca que reclame, una sombra que persiga. O tal vez no. Pero sé que es duro para ellos tener luchar con un "alguien" en la lejanía (aunque no aparezaca nunca, el saber que existe) y pensar en ser comparado -inevitablemente- por la madre y algún día, por el hijo.
Creo que hay que tener un buen par de aquello que ponen las gallinas para enfrentar esos miedos y amar incondicionalmente a esa madre con ese pequeño kit adicional, sea quien sea el dueño de la semillita. :-)

Lorraine C. Ladish dijo...

Pues el amor más importante es el amor hacia una misma ... y el de los hijos... Ya sé que una pareja es importante o así se considera, pero finalmente la vida con o sin pareja es difícil. Sólo que se tienen dificultades diferentes. Ya te haré una lista de las dificultades de vivir con el padre de tus hijos! :)

Anónimo dijo...

Leo esto de hace 3 años… y no puedo más que escribir.
He llegado a ti, siguiendo un enlace, y te leo y me reconozco tanto en tus palabras, que quiero compartir contigo un poco de mi experiencia.
El amor y las madres solteras titulas esta entrada, y me llama poderosamente la atención la cita: “todavía no conozco a ninguna MSPE que se haya emparejado con éxito...”. Todavía no sé si soy una afortunada, una excepción, un caso aislado, o todo lo contrario.
Tengo 37 años y vivo en Madrid. En el 2008 me dejo mi pareja, con la que llevaba 5 años, los dos últimos intentando tener un hijo. Después de un año buscando decidimos ir al médico. Sin hacernos pruebas comenzamos a tomar OMIFIN durante 4 meses, después de esto dos IA. Todos los tratamientos y todos los meses: negativo. Una noche me sentó en el sillón y me dijo que no quería tener hijos, que no quería vivir conmigo y que a mí ya no me quería. Se fue a la mañana siguiente. Me quede sin corazón. Fue fulminante. Una sentencia de muerte en menos de 24 horas. Fueron pasando los meses y a medida que superaba la ruptura tenía más claro que quería ser madre, que continuaba deseando ser madre y que no era justo dejar este sueño de lado solamente por haber tenido mala suerte en esta vida. En mayo de 2009 decidí que continuaba. Fui a una clínica, repetimos las pruebas y en octubre me hice la primera IAD. El 15 de noviembre me hice un test de embarazo. Después de todo lo vivido, después de todo lo sufrido, de todo lo llorado, necesite 7 test para comenzar a hacerme a la idea de que estaba embarazada. El día que me hice la ecografía y me confirmaron que estaba embarazada juro que di por bueno todo lo vivido. Dejaron de pesarme las frustraciones, los desengaños, las lágrimas, los fracasos, todo dejo de importarme. Salí del médico, fui a una farmacia y compre un chupete. Mi hijo nació el año pasado, y yo siento que soy la mujer más afortunada del mundo.
¿Qué tiene de particular esta historia? Pues que desde mayo de 2009 (desde el mismo mes en el que tome la decisión de ser madre soltera) estoy saliendo con una persona a la que conozco desde hace años. Él vive en Barcelona, yo en Madrid. Cuando le comenté mis planes en mayo pensé que saldría corriendo y no volvería a verle. No ha salido corriendo. Me acompañó a los tratamientos, me consoló en los momentos duros y se alegró por el embarazo. Yo notaba que con el trascurso de los meses estaba cada vez más presente en mi vida, más ilusionado con el niño, más feliz, más sensato, más tranquilo. Luego nació el niño para poder nuestras vidas del revés, y asomarnos a un mundo de sensaciones y sentimientos que ambos desconocíamos.. Él dice que cuenta con el niño, que para él hemos dejado de ser dos y estamos camino de ser familia numerosa. Tiene pensando dejarlo todo y venir a Madrid (su piso, su familia, sus amigos, su trabajo), soy yo quien constantemente le frena y no sé muy bien el motivo, por eso al comienzo de este testimonio escribí que “todavía no sé si soy una afortunada, una excepción, un caso aislado… o todo lo contrario…”
Él es una persona maravillosa, un compañero ideal que antepone tu bienestar al suyo, que se preocupa por ti, que te apoya, te consuela y te quiere incondicionalmente. Con el niño es simplemente perfecto, no tengo palabras para describir su relación. Le quiere como a nada en el mundo y se dejaría matar por él. Entonces a mi qué me pasa, por qué no soy capaz de dar el paso y comenzar la convivencia… pues porque mi hijo lo ocupa todo en mí, lo llena todo, lo acapara, no hay espacio para nadie, no tengo tiempo de echar de menos, de anhelar un encuentro, de esperar su llegada, cada día es una vorágine de actividad… además en el fondo tengo miedo de compartir, quiero a mi bebé solo para mí, y soy egoísta muy egoísta, porque evidentemente mi hijo suma con esta persona, y suma mucho, suma como a lo mejor no es capaz de volver a sumar con nadie…
Si alguien ha llegado hasta aquí y ha sentido lo que yo siento, si ha dudado de qué camino tomar, por favor, que lo comparta, necesito tomar una decisión…

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Hola, perdona que no te hay contestado antes...la pena es que este comentario está tan atrás que las personas que leen el blog, pues no van a saber de él, no obstante, te contesto, claro porqu e e smuy interesante...y aquí veo la mano de amiga Lorraine C. Ladish que creo que es la persona ideal para contestarte, es escritora, está separada, adora a sus hijas y ha rehecho su vida, pero sobre todo se ha abierto a más cosas que su maternidad en el que muchas veces las MSPE estamos centradas en exclusiva...
Te ruego que me contestes a este post y si estás interesada , se lo paso a ella..
PD: Sigo pensando que tengo razón con lo que decía en el post y es una pena...

Anónimo dijo...

Hola Eva,

Claro que estoy interesada en hablar con alguien de lo que siento. No es todos los días, pero tampoco puedo negar que ahí está, y es una pena, como tú bien dices.

Aprovecho para desearte toda la suerte del mundo con tu familia numerosa, y para ofrecer mi ayuda si necesitas algo. También vivo en Madrid.

Un abrazo princesa valiente.

Anónimo dijo...

Soy más lista que el hambre!!!!No sé cómo vamos a entrar en contacto si no te doy mi e-mail.

¿Cómo puedo hacerte llegar mi e-mail de una forma privada?

Besos,

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Hola, la verdad que yo prefería que Lorraine te contestara aquí , pues ya nos has contado tu historia y lo que me gusta de tener un blog es precisamente que estas experiencias nos sirvan a todos ...Como lo ves?

Lorraine C. Ladish dijo...

Hola, preciosas. Perdonad que haya tardado tanto, pero como sabéis, ser mami de dos y además trabajar y en mi caso ser divorciada y compartir custodia en dos ciudades distintas es todo un reto.
Yo no soy mspe, pero después de mucho muchísimo pensarlo (unos 5 años) me separé y luego me divorcié. No quería hacerlo por mis hijas, pero tras ir a terapia de pareja durante un par de años me di cuenta de que no quería dejar que se me pasara la vida siendo infeliz.
Yo fui madre de las super volcadas, de dar el pecho, de hacer todo por las niñas e incluirlas en mi vida en todo. Pero después de separarme me di cuenta de que si no cuidaba de mí, nada iría bien - y si yo no estaba bien, mis hijas tampoco. El aventurarme a encontrar pareja después de estar separada me hizo escribir un libro titulado Volver a empezar, en el que cuento todo lo relacionado con buscar y encontrar pareja cuando ya tienes hijos ( y en mi caso un ex, cosa que de alguna manera es más difícil que no tener un ex con el que compartir a los niños y en otras más fácil, claro, porque tienes más tiempo para ti). He encontrado a la persona más compatible para mí hasta el momento. El también tiene un hijo de edad similar a las mías (ahora tienen 7 y 10 las mías y 8 el de él). Está siendo una experiencia enriquecedora para todos, y lo mejor es que veo que mis hijas están muy bien. Tienen una mamá más feliz y eso hace que ellas también sean más felices.
Si quieres saber más del libro: www.lorrainecladish.com - Besos y suerte

Publicar un comentario

 
Diseño © BlogDesign.es