UA-38423070-2

domingo, 10 de abril de 2011

Es mi opinión, pero...

Creo que dentro de nuestras posibilidades, los hijos que tengamos tienen derecho a saber de dónde vienen.
Quiero decir que nacen con la carga genética de un@ donante. O son embriones donados por una pareja o una mujer sola.O nacen de un vientre subrogado, o son adoptados tras cualesquiera circunstancias. Por supuesto también los hijos de parejas que recurren a donación de semen o de óvulos.
Vivo rodeada de niños nacidos así, como Rodrigo.
Las madres solas es obvio que no podemos ocultar la donación masculina, pero si la femenina y la adopción de embriones.
Las parejas pueden ocultar ambos y de hecho, en su seno es donde más se mantiene como un secreto.
Cuantos de estos futuros adultos van a conocer sus orígenes genéticos al menos, hasta donde honestamente se los podemos dar? Quizás 2 de cada 8, no más por lo que veo oigo y leo.
Esta situación me supera. Creo que nuestros niños tienen derecho a saberlo.No hablo de abuelos de tíos, amigos, etc...ellos no me preocupan tanto.Me refiero exclusivamente a los hijos.

  • Creo que tengo derecho a saber si el óvulo que me creó era de mi madre o si soy un embrión que otra familia donó (y quizás , a su vez, en parte le fue donado).
  • Tengo derecho a saber que el esperma no era de mi padre. 
  • O que ni lo uno, ni lo otro era de mis padres. 
  • Tengo derecho a saber que soy adoptado y que si existe una familia de origen conocida tenga la posibilidad de saberlo y llegado el momento tomar una decisión.
  • Tengo derecho a que no se me oculte la información que se tiene.
En los últimos años se han ido descubriendo los casos de muchos adultos adoptados que no lo sabían. De los niños robados y entregados a familias que sabían o no, estas circustancias. De los hij@ de desaparecidos en Argentina y adoptados sin permiso.
¿Qué va a ser de nuestros hijos si se enteran cuando sean adolescentes, adultos cuando esta circustancia vital se descubra como el gran secreto que una mujer o una pareja quiso ocultar?
¿Y por qué se oculta? Al hacerlo es cuando estamos diciendo, a mi manera de entenderlo que hay algo ahí que es mejor ocultar. Quizás por inseguridad de los padres, miedos, falta de argumentos elaborados sobre lo que se hizo, so sé...Y ahí es donde puede estallar el dolor.
¿Vamos a dejar que estas nuevas generaciones de niños de reproducción asistida o adoptados,se conviertan en los siguientes a descubrir algo?
En reproducción asistida y en adopción se recorren caminos muy largos y difíciles. Tan difíciles que para llegar a tener un hijo pero no asumir que eso va a requerir una historia que explicar a ese ser que nacerá,  estamos dispuestos a callar lo complicado.
Conozco docenas de casos y como yo, los conocemos todos los que estamos en este mundillo de la fertilidad y los foros, los grupos, las clínicas, etc. Y lo fuerte es que la idea es que esa información no trascienda a los niños a pesar de tú como adulto lo has compartido con una media de de diez a cincuenta personas. ¿Cómo se va a hacer eso?
Según van pasando los años esta situación me va doliendo cada vez más. Creo que no es justo.
Y entonces empiezo a mirar a Francia de otro modo, empiezo a entender por qué prohibe las donaciones, Alegan que prima el derecho de las personas a conocer sus orígenes.
No es lo que yo quiero para España; la donación me parece maravillosa.Quiero que siga existiendo.
Lo que yo quisiera, pediría , rogaría es ...que hablemos con nuestros hijos .
Es mi opinión...

Imagen cortesía de david castillo Dominici/ FreeDigitalPhotos.net

30 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo creo que, aunque digamos lo contrario, le damos a lo genético una importancia superlativa. Creo que de ahí surgen muchas de nuestras actitudes hasta nuestros hijos "genéticamente" distintos... pienso que la reproducción asistida está pensada para "remedar", "aparentar", una maternidad biológica... se busca a donantes físicamente parecidos a los padres, se oculta la diferencia genética... muchos niños concebidos con gametos de donantes viven en familias donde, más allá de los padres, nadie conoce su condición.

En la adopción, aunque ha cambiado el discurso de ocultar el hecho en si, también hay muchos tics que parece que pretendan "ocultar" esa adopción (incluso en caso de niños racialmente distintos). Desde darles nombres nuevos (de aquí, "porque son más fáciles", o simplemente "porque es nuestro derecho como padres darle un nombre"), a cambiar el lugar de nacimiento en sus documentos, pasando por buscar semejanzas físicas entre padres e hijos (y minimizar las diferencias...).

Yo creo que estas actitudes tienen mucho de querer ocultar, tapar o minimizar, la diferencia genética.

Lo que es curioso es que después nos sorprendamos/molestemos cuando nuestros hijos buscan sus orígenes genéticos, porque "la genética no es importante"...

(Obviamente, esta es también MI opinión...)

http://madredemarte.wordpress.com/

Anónimo dijo...

Yo creo que hay de todo, gente que no habla con sus hijos y gente que sí habla. Y creo que los primeros son menos que los segundos.
Yo, personalmente, hablo mucho con mi hija de su adopción, con todo lo que eso conlleva (historia, orígenes, motivaciones, etc). Nunca le he ocultado nada ni intento ocultarle o disimular. Elegir un nombre para ella no fue un "tic" para pretender ocultare su adopción o su origen; fue una elección mía para la que no necesito buscar "excusas". Estáis haciendo una "caza de burjas" sobre los padres y madres que no hacen las cosas como vosotras creeis que se deben hacer. Incluso sobre profesionales que no dicen lo que necesitáis oir.
Por favor, no generalicéis. Cada uno tenemos nuestras motivaciones, nuestras ideas y, sobretodo, el conocimiento de nuestros propios hijos.
Mi hija tiene sus dolores y sus duelos. Y una madre que la apoya y la acompaña. Tiene un nombre y una identidad españolas y unos orígenes en otro continente. Y conoce perfectamente ambos. No tiene ningún secreto por descubrir.
Inés

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Hola, Inés y gracias por escribir.La razón de publicar este post es crear un debate, no una polémica...
No sé a que te refieres con lo de los profesionales...
Todo lo que tú cuentas sobre ti y tu hija ,no es de lo que yo hablo , al contrario! por lo que cuentas, hablas y acompañas...y creo que Madre marte cuando habla de lso nombres da dos ejemplos de, a su manera de ver, erróneos caminos para llevar al cambio de nombre.
Tú lo elegiste pr qu esi, nocrees que estés en ellos...
No entiendo donde está la ofensa para ti...
y de nuevo, gracias por escribir.
Eva María
PD:lo de la caza de brujas no sé si lo dices por que en los dos blogs (madre de Marte y mio)está el mismo tema...te aseguro que ha sido absoluta casualidad!

Anónimo dijo...

Inés, no me refería a que los padres hagan esto sino a que la legislación lo contemple, a que existan estas posibilidades... yo (es MI opinión) soy muy contraria a cambiar el nombre de los niños a no ser que sea inasumible, pero entiendo que haya gente que pueda tener sus razones.

Lo de la caza de brujas tampoco lo he entendido... me limitaba a exponer mi opinión sobre el asunto (como tú expones la tuya). No tiene ni más ni menos peso, y no tiene por qué coincidir (yo personalmente aprendo tanto o más de los que opinan distinto que yo de los que opinan igual).

http://madredemarte.wordpress.com/

Nuria dijo...

¡Caza de Brujas!
yo creo que es un poco exagerado.
Cuando nos tocan la sensibilidad como madres nos llega a lo más profundo. Pero no por éso se debe dejar de opinar. Siempre habrá quien haga las cosas de forma diferente y salvo algunas (pocas) indiscutibles: Ej. es malo darle una paliza a un niño; en el resto habrá opiniones.
A mí tampoco me gusta que haya grupos o foros que se "apropien" de términos que no les son propios (o no lo son en exclusiva): por ejemplo crianza NATURAL o crianza con APEGO. Parece que a veces se quiere clasificar a las familias en buenas y malas atendiendo a la pertenencia o no a estos grupos y sin duda es una visión simplista.
Pero en estos foros que llevan a estas horribles generalizaciones se tratan temas importantes. Cuestiones de fondo, si logramos ir mas allá de la generalización, de la etiqueta...la reflexión sobre estos aspectos es fundamental.
Entiendo que los padres que quieren a sus hijos los crian con apego, con el corazón, de forma a veces más natural que otras pero todas válidas y respetables (en principio) aunque no compartan alguna/ninguna de las cuestiones del ésos grupos. Lo que es o no natural en nuestra sociedad es bastante discutible. Como también es discutible si todo lo "natural" es lo deseable. Entramos en conflicto con términos como artificial, salvaje, civilizado, globalizado...
Creo que las bloggeras en cuestión han hablado sobre la importancia de la transparencia , de la comunicación y de la confianza en los vínculos que tenemos con nuestros hijos. Personalmente me parece un tema muy interesante sobre el que reflexionar.

Anónimo dijo...

Había escrito un comentario extenso pero lo he perdido, así que voy a sintetizar. La sociedad no vé con normlaidad la donación de gametos, es lo que tienen los avances, que cuesta.., es por ello, que muchos padres "protegen" a sus hijos de la incomprensión social y de la crueldad de otros niños, ocultandoles su origen, sin embargo un niño que sabe de donde viene, pe está en el mundo y cuanto han luchado sus padres para que él existiera será un niño que se siente querido, y por ello seguro de si mismo, y eso si le protegerá de esa incomprensión, de esa ignorancia.
Eva, no me ha quedado claro el apunte que haces sobre el anonimato de las donaciones ¿estarias a favor de que no fueran anónimas??
Besos

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Hola d e nuevo:
Yo no me he ido a Inglaterra donde si que ya no existe el anonimato en las donaciones, pero si hubiera podido elegir en España, hubiera dicho si a que Rodrigo si quisiera conociera, a su donante cuando tuviera 18 años.
Supongo qu e en el caso de que me hubieran donado óvulos, quizás me costara más que conociera a la donante, pero es que aunque me costara, para mi, es su derecho, por que es un hecho que los genes son suyos y eso hay que asumirlo.Es que eso puede llevar o no a más...La importancia no es relativa, es la que es para cada uno...poca, mucha...cada uno lo vivimos de una manera.
Qué por cierto...quién eres?

Anónimo dijo...

A ver, mi marido y yo vamos a ser padres gracias a un donante de semen. Hasta ahora, lo que hemos hablado es no decirlo a nadie, aunque yo me planteo el que lo sepa el hijo en un futuro. ¿alguno de vosotros me puede decir cúal sería el mejor momento? Porque en foros cuando he puesto que se lo diré cuando sea adulto la gente me ha puesto que se va a sentir engañado por todos los años que hayan pasado, que tiene derecho desde el principio, y bla bla bla. Yo me imagino contar algo así a un niño 9-10-11 años y no me cuadra, y a un adolescente con las hormonas revolucionadas y enfrentado a su padres cada 2x3 porque quiera más derechos (paga, salir con amigos, hacer sus tareas domésticas...)ni de coña....
A ver si me dais maneras convincentes de cuándo hacerlo y por qué para que me aclare.
Otra cosa, estoy harta de que asemejéis en foros y blogs el caso de las donaciones de semen, óvulos o embriones con el tema de las adopciones ilegales que se están viendo en tv......o que digáis que un hijo tiene derecho a saber de quién son los genes......a mi me han puesto un semen de una persona que es la primera que quiere SER ANÓNIMA y nosotros hemos sido los segundos en no querer saber nada de esta persona. Si yo diese a un hijo en ADOPCIÓN (no acogida, adopción) por algún motivo, no querría que ese hijo me encontrase nunca.....oí en la radio una vez a una mujer que de adolescente la habían violado y tuvo a ese hija y la dio en adopción, con todo el trabajo imaginable salió adelante y formó su familia más adelante olvidando aquel trago.....y al cabo de los muchos años (cuando tenía unos 50 más o menos), resulta que mediante organizaciones de la administración, la hija que tuvo dio con ella, quiso conocerla y ella tras mucho dudarlo aceptó y al final esta hija le recriminó que la diese en adopción y ella hubiese rehecho su vida y fuesen todos felices.....le hizo la vida imposible y la mujer estaba con una profunda depresión y no hacía más que preguntarse cómo había dado con ella si ella la dio en adopción legal sin querer saber nada de ella....ni que ella la encontrase.......los anonimatos están para algo....

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Hola, muchas gracias por escribir.Te contesto poco a poco.
Entiendo qu een parejas lo veáis más complicado.Sois dos personas a tomar la misma decisión, es muy fácil no decir nada ( no como en mi caso que no hay pareja)debido a éstono te puedo dar una respuesta muy elaborada, pues no es mi caso, pero tal y comohacemos algunas , y dado que no te gusta ni la adolescencia ,ni la edad adulta, sugiero cuanto antes ,vamos, cuatro años, cinco...cómohacer para que el niño no lo vaya diciendo por todas partes? quizás diciendo que no es un secreto ,pero es algo íntimo de la familia,quizás tendrías que trabajarlo con otras parejas que estén como vosotros.
Que por qué? Como digo es mi opinión, el niño tiene derecho a saber que su gen es de un donante fantástico que os ayudó.
Cuando asemejamos este tema con la trama actual de adopciones, para mi es igual en los casos en lso que lso padres no se lo habían dicho a sus hijos, o en Argentina ,los qu elos adoptaron y no s elo dijeron tanto sabiendo el origen ,como si no...
Ah, no h e dicho que el niño tenga derecho o no a saber de quién son los genes...eso lo dicen en Francia y po reso ,si nome equivoco , no hay donación,lo que digo es que en Inglaterra lo tienen y a mi me gusta.
Sobre el último tema del qu e me hablas...donar, tener hijos, educar adoptar, dar en adopción, tiene muchas consecuencias, eso es inevitable y hay que aceptarlo.
Te lo dice una que tiene gente a la que quiere mucho y que se seguro que jamás se lo van a decir a sus hijos.

Anónimo dijo...

Eva Gracias por responder, soy la aánonima que te preguntó tu apunte sobre el anonimato, no la siguiente. Soy susana (foro ivi), la verdad es que es un tema controvertido, pero yo como tu, y respetando por supuesto todas las posturas, creo que debe primar el derecho a saber. Mi madre no "tuvo" padre, no sabia quien era, nadie le decia, y hasta que no lo encontró, no descansó, y eso que o hubo más relación que unos minutos, lo cual la ha marcado siempre, es algo que ella ha vivido con mucha frustración. Creo que saber nuestros origenes es algo fundamental, algo que nos pide nuestra mente. Cuanto más sepamos de donde venimos, mejor sabremos quienes somos. Que las donaciones no sean anónimas, aquí en España, de momento es impensable, estos temas están muy verdes. Besos.

Anónimo dijo...

A la anónimo que no es Susana:

1. ¿Por qué no se lo vais a decir a nadie? Entiendo que no lo vayáis comentando a la cola del pan, por ejemplo, pero ¿por qué esconderselo a la familia y los amigos próximos? parece que consideréis que es algo malo, algo de lo que avergonzarse...

2. Yo se lo diría a vuestro hijo, si no antes, cuando le contéis cómo "se hacen los niños". Los niños se hacen (por el método tradicional) y también, como en tu caso... y se le explica el tema de probetas, donaciones y demás. Se le puede explicar como un cuento... tus padres tenían muchas ganas de tener un hijo, etc. Obviamente en ese momento aún no lo entenderá, pero ya tendrá en la cabeza los conceptos y las palabras que le sonarán cuando tenga bastante edad para entenderlo.

3. No creo que nadie de nosotros podamos saber qué nos sucedería si tuviéramos que dar un hijo en adopción. Efectivamente, hay madres biológicas que no quieren saber nada de sus hijos "perdidos", pero hay otras muchas que sí quieren. Por esto, estos encuentros suelen negociarse con la ayuda de mediadores, para que las dos partes puedan exponer sus necesidades y expectativas...

http://madredemarte.wordpress.com/

Anónimo dijo...

Yo creo que,si no se le cuenta a los niños,es porque los adultos lo consideran algo negativo.Entonces se convierte en algo a ocultar.Y creo que lo que "avergüenza" es no tener la capacidad para procrear,ahí puede estar una de la causas.Las parejas con dificultades para tener un embarazo siguen ocultándolo.Se oyen frases como..."es que no valen" o la culpa era de él (o de ella).Con el aumento de parejas con problemas de infertilidad esto ahora ya no es tan frecuente,pero puede que quede algo por ahí.
En cuanto a cómo contarlo,creo que es más fácil de lo que puede parecer.
Nuestros hijos son personas sin prejuicios y lo van a entender perfectamente...y cuándo decírselo...pues desde siempre,desde los 2-3 años como un cuento,algo especial que él tiene...
Saludos a todos,
MARILUZ

Anónimo dijo...

Sólo quería comentar algo: soy madre soltera y tengo un hijo por ovo. Sé que a mi hijo le voy a explicar sus orígenes genéticos, pero tengo miedo de que en algún momento me diga que yo no soy su madre. Me aterra ese momento y también que busque a sus donantes. No sé, pero llevo dando vueltas a este tema mucho tiempo, desde que nació mi hijo, un año aproximadamente. Y a veces tengo la sensación de que he hecho algo que no está bien, que soy culpable por haberlo traído al mundo.
Sólo quería haceros llegar mis pensamientos y mis comeduras de coco.

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Mariluz, pues supongo que será por eso... Me pilla tan lejos la verguenza por la infertilidad... Sólo me molesta por lo que perpetúa el pudor...
Anónimo , te agradezco enormemente tu confianza sl compartir tus sentimientos. Si me permites, no se hasta que punto tenias elaborado el hecho de pasar a ovo. En cualquier caso, si, tu hijo puede gritarte que no eres su madre genética , pero nunca que no eres su madre. Y si es un hecho como llegó al mundo, pero ocultarlo no es la solución por que me da la sensación que tl secreto ya te está pudiendo? Lo sabe tu familia?

Anónimo dijo...

Sí, mi familia(mis padres)sabe que mi hijo es de ovo y nunca les ha importado. Más bien, todo lo contrario, están locos con él. Realmente, lo que temo es el momento en el que se entere de que no es mío genéticamente y me rechace. Además, hay momentos muy duros en crianza de un hijo, como es la adolescencia, y me preocupa que en ese momento, cuando le regañe, me diga que no soy su madre y que no tengo ningún derecho sobre él. Todos, durante nuestra adolescencia, nos hemos enfrentado a nuestros padres y les hemos dicho disparates parecidos. También me preocupa el hecho de defraudarle, de que sienta que la familia que le ha tocado podría haber sido otra, muchísima mejor. No sé, sólo sé que lo único que le puedo dar es todo el cariño del mundo y espero que eso sea suficiente.

Gracias por contestarme. Me ha animado mucho tu frase de que nunca podrá negarme que soy su madre.

Si vieras qué guapo qué es!! Si hubiera sido genéticamente mío, no hubiera sido tan estupendo y maravilloso. Es un regalo de la ciencia (como decías en tu blog) y de Dios.

Gracias por leerme

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Un par de cosillas...para evitarte...EL GRAN MOMENTO...empieza a decírselo ya, desde bebé, te servirá de entrenamiento, de ensayo para cuando con cuatro o cinco años quiera más explicaciones y no te digo nada, de cuando se más mayor...eso será una prueba para todos...
Lo que dices de la adolescencia, no sé, yo a mi madre no le he dicho muchas barbaridades y a un apersona criada con la verdad, no puedo imaginarla echándote eso en cara...
Lo de defraudarle...lo dices por ser monoparental? por el dinero? no sé...de verdad, eso son otras comoeduras...dále , dáte un voto de confianza...
Un beso!

Para la libertad sangro,lucho, pervivo dijo...

Me parece una buena idea lo ir diciéndoselo cuando tenga cuatro o cinco años. Además, supongo que empezará a hacer preguntas. Tal vez, a lo mejor, resulta más fácil de lo que parece.

La sensación de defraudarle sí se debe, en parte, a lo de ser monoparental. Tal vez por haberle privado de tener un padre y otra familia: otros abuelos, primos.... No me preocupa el dinero ni la posición social. Tal vez por eso intento darle todo el cariño del mundo, para que no sienta la falta de "la otra familia". También me he planteado la posibilidad de tener otro segundo hijo para que él no esté tan "solo". Pero no sé lo que haré. No me veo con fuerzas para empezar otra vez con la clínica, pruebas, negativos... En fin, supongo que nuestros padres, los míos, no son perfectos, pero para mí han sido los mejores del mundo y yo intentaré hacer lo mismo con mi hijo.

Sí, le daré un voto de confianza porque mi hijo será maravilloso

Un besillo

Anónimo dijo...

Uff... ¡temazo!

Pues sí, yo también soy mamá soltera de mellis por ovo, y no sospecho, sino que creo que no tenía muy elaborado dar el paso a ovo. Se me vino de golpe la oportunidad, la edad avanzada y la primera fiv con 3 óvulos totalmente negativa... Yo tenía mucha prisa y las posibilidades eran muy pocas, y el dinero menos aún...

NO me enrollo. Mis temores son muchos, aún no los he cogido por los cuernos. Uno de ellos es el mismo que el que contabais en el anterior mensaje: que ellos me puedan decir algún día que no soy su madre. Pero tu respuesta, Eva, me ayuda. Otro, el más importante, es el temor a que una parte de mi familia con la que no me llevo bien lo sepa. Estoy convencida de que en el momento en que se lo diga a mis hijos, ellos lo dirán por todas partes, como niños que son.
Ya veis, tan grande y con estos temores.

Por ayudar un poco en el debate, desde fuera, si yo no estuviera implicada como os acabo de describir, vería también con normalidad el derecho de los niños a conocer su origen. Y por tanto la posibilidad de que el/los donantes salieran de su anomimato si quisieran, como en la película de "Los chicos están bien".

Un abrazo a todas.

Arac

Anónimo dijo...

Arac

Yo creo que la familia no tiene por qué saber si nuestros hijos son de fiv o de ovo. Y más si con esa familia no te llevas bien. En mi caso, sólo lo saben mis padres y nadie más debe saberlo porque son intimidades que sólo afectan a nuestros hijos y que puede provocar rechazo en el resto de la familia.
Lo más importante en la familia es la confianza y no puede haber ningún tipo de secretos porque eso va a minar nuestra relación con nuestros hijos. Así que, en algún momento, más bien antes que después, nuestros hijos tiene que saber sus orígenes genéticos. Y espero que eso no afecte para nada nuestra relación con ellos. Además, creo que es difícil ver a una donante como madre cuando nosotras hemos estado ahí desde que eran unos embriones de dos días. Hay que darles este voto de confianza.
Yo te digo esto pero también tengo mis dudas y mis miedos. También tenemos que confiar en nosotras, porque estoy segura, somos unas madres estupendas que vamos a estar con siempre con nuestros hijos.

un besillo

P.D. La de "Para la libertada, sangro..." soy yo "anómino" es que se me fue

Mi nombre es Eva María y vivo en Madrid. dijo...

Arac...Rodrigo sabe su historia de pe a pa y no va contándola...sólo si le nombran a su padre dice qu e no tiene, pero nada más...
por eso digo lo de decírselo incluso siendo bebés por que así nunca habrá un momento de sorpresa en ellos, siempre habrá estado ahí la historia.

anaisenea dijo...

Perdonad mis dudas, pero no estoy de acuerdo en nada. Tengo un hijo "natural" y voy a por el segundo con todo donado... Si la donación es anónima es porque en ningún momento los donantes pretenden conocer esta descendencia... Yo sí voy a ser su madre, la que ha decidido que todo se ponga en marcha, esta vez en un laboratorio porque no me queda otra y no en mi dormitorio como ocurrió con el mayor. Pero basta, el dolor que pienso le podría producir y lo "enrarecido" que sería todo con este dato no me compensa ni le compensará a él jamás. No lo considero un dato relevante. Es mío y ya está. Y por Dios, cuando los llevas al pediatra las preguntas son tan tontas: alergias y poca cosa más en antecedentes... En enfermedades mayores, pienso, la responsabilidad por salvarles se impone. Pero hasta ahí llega la importancia del dato. Necesitan crecer sanos y ajenos. No es su problema, sino el nuestro o desde ya vamos a desarraigarlos: son tus abuelos, pero no los son; tus tíos que te adoran pero no lo son; tu hermano que te ama, pero no lo es. Dios mío, qué difícil, cuando lo fundamental que busca un niño es hacerse un lugar e integrarse, sentirse igual que los demás... nosotros ya planteamos marcarles la diferencia de por vida: tú eres diferente porque yo soy tu madre pero naciste de un óvulo y un esperma desconocidos y que además donaron sin intención de conocerte en tu vida... No quiero esa información para mis hijos, lo siento. Pienso amarlos tanto... Además lo planteáis como un camino lleno de problemas que les haga pensar que su "otra familia" hubiera sido mejor. Pero por Dios, qué familia: dos donantes desconocidos para nosotros, entre ellos... Yo lo asumí cuando imaginé su carita llamándome mamá, y es que seré su única realidad. La otra es que no existe, simplemente.

Eva María Bernal dijo...

Hola, Anaisenea, muchas gracias por escribir.
No sé a qué te refieres con lo de la otra familia qu e si decimos que sería mejor, señálamelo, porfa, así te puede comentar, para poder releerlo...
Sobre todo lo que comentas, yo de verdad sólo puedo decir que lo sientes desde tu perspectiva y desde el querer hacer que todo sea más fácil de lo que " realmente" es... vienen de una donación y esa es su realidad, tú puedes ocultarla, pero seguirá existiendo y va a estar ahí.
Para mí, lo enrarecido viene de lo que se oculta , no de lo que se puede hablar.
Los donantes en España, efectivamente, no van saber nada de lo que ha ocurrido con su donación, así es que por ese lado puedes estar tranquila.
Yo conozco a mucha gente que h a hecho ovo, a mucha y a muchos niños y todos lo tenemos presente, no te creas que se te va a olvidar. Esto que es una circunstancia , si no está bien asumido se convierte en algo para ocultar.
Gracias de nuevo por sumarte al debate.
Eva María

Marin Mauricio dijo...

Para mi lo raro no es lo que se oculta simplemente es nuestra intimidad a la que tenemos derecho. No quiero contarlo todo de mi vida mi intimidad es mia, no quiero que nadie la utilize como la apetezca contando a otros una historia que no se ajusta a la realidad, o no este tratada con el tacto que se tiene que tratar y te aseguro que alguna gente no tiene ni empatia, ni tacto ni otras muchas cosas que se tienen que tener para saber de mi intimidad, lo digo por experiencia.
Pero entiendo perfectamente lo que quieres decir Eva, por una parte pienso que si que lo debe saber, mi hijo claro esta, por otra estoy de acuerdo con Anaisenea es mi hijo yo quise que lo crearan para nosotros que somos sus padres nacerá del amor que nos tenemos y de la ilusión de formar una familia. Agradecidos a los donantes pero solo son eso donantes, nosotros somos sus únicos padres, los que hicieron que viva y los únicos que le amarán como tal.
Que dificil estoy hecha una lio, aun no he tomado una decisión por eso lea lo que lea pienso que teneis razón.

Marin Mauricio dijo...

...Y todo esto lo hago y pienso preocupada por mi futuro hijo, no quiero hacerle ni que le hagan daño.
Intento protegerle, hasta que decida que es lo mejor... Aunque pienso que lo mejor es ser sinceros, pero y si sufre por ello, no se como lo interpretara, y si lo que entiende es que no es nuestro hijo? que si que lo es... no lo entiendo ni yo...
Gracias por compartir vuestros pensamientos, estoy segura que me ayudará.

Eva María Bernal dijo...

Hola, Marin, muchas gracias por escribir! Mi deseo es que estos tratamientos se normalicen y que no sea algo a ocultar a la sociedad, pero , desde luego con que lo sepa nuestros niños ya es un gran paso...
Claro que somos sus padres, pero ellos tienen una realidad, genéticamente no son nuestros...pero ¿es malo? no! es su vida y la nuestra y tiene derecho a saberlo.
Gracias de nuevo, encontrarás la manera, ya lo verás...

Solete dijo...

Soy madre de mellizos por donación de embriones. No tuvimos ninguna duda en plantearnos esta posibilidad. Mis hijos tendrán o no enfermedades congénitas o genéticas como podrían haber tenido los propios. No me importa porque los querré igual. Tengo dudas en decirles o no su procedencia, como he leído por ahí arriba fueron míos desde los primeros días de su existencia, y darle tanta importancia es darle importancia a algo que para mí no la tiene como es la genética. Nadie piensa en los donantes, que fueron donantes precisamente por ese anonimato, que seguro que la mayoría no hubieran donado si no fuera así. Nadie piensa tampoco que esos donantes pueden ser también parejas que consiguieron embarazo y no sabían que hacer con esos embriones y nadie les dijo que con el hecho de donarlos cabía la posibilidad de que, con el tiempo, les buscaran para conocerles los hermanos de sus hijos. Nuestra intención es que nuestros hijos no sufran innecesariamente, ¿se les dice a los receptores de higado el nombre de sus donantes?. Sería otra forma de verlo. Yo me pongo en la piel de un donante, o en la de estas parejas que con toda generosidad ceden a sus "hijos" a otras personas con sus mismos deseos de tenerlos, y me parece que me pensaría muy mucho el donar nada. Para que despues me paren por la calle diciéndome mamá, sin comerlo ni beberlo. Bueno, esto último es una dramatización.
No descarto la posibilidad de contárselo algún día, pero antes quiero sopesar más los pros y contras.
No descarto la posibilidad

Eva María Bernal dijo...

Solete, muchísimas gracias por tu comentario... Cada vez somos más las mamis por adopción de embriones!
Toda tu reflexión va muy en la línea que se habla aquí...sólo una cosa...hablas de lo que tú sientes y de los donantes, Pero y lo que pueden sentir tus hijos?
Para mi es ángulo principal de este triángulo...
Gracias de nuevo... Es fantástico que este debate sigua ahí y cada vez más!

Eva María Bernal dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Eva María Bernal dijo...

Pego este comentario de Solete, no se por qué no sale aquí, pero me ha llegado el aviso al Mail....

Hola de nuevo Eva.
Que no te quepa la menor duda que en lo primero que pensé fue en mis hijos, que por cierto ya tienen 22 meses y siguen con lactancia materna. Mi hermana, despues de multiples tratamientos invitro adoptó una niña que ya tiene 14 años. Al año y algo de la adopción se quedó embarazada sin esperarlo de otra niña. La mayor supo en sus primeros años que era adoptada, pero a medida que han ido creciendo la relación entre hermanas a veces es tirante. Imagino que como entre casi todos los hermanos, no lo achacamos a eso. Pero claro, este caso es diferente, todo el mundo supo del proceso. Mi hermana es la única que sabe lo de la donación, ella, por su esperiencia, fué la que me acompaño en este largo proceso que duró 9 años, y ella es precisamente la que me aconseja que no se lo cuente. Tu lo entiendes?. Desde luego, lo que no pienso hacer, es ir contándoselo a todo quiski, porque hay mucho ignorante suelto, y quisiera que lo supieran por mí.

Eva María Bernal dijo...

Gracias por seguir por aquí, Solete!
Enhorabuena por tus 22 meses de lactancia! Qué bien!
Tu hermana te dice que no se lo digas; la relación entre hermanas no es muy buena pero no lo achacáis a su diferente origen....entonces , qué te dice? Por qué ocultarlo?
Yo siempre digo que tenemos que asumir lo que hacemos, que tiene consecuencias y por eso soy partidaria aún no siendo fácil, de que los niños lo sepan...
Y bueno lo de la tirantez, siempre he visto que las mayores "barbaridades" sólo se le dicen a un hermano independientemente de su origen. Quizás si vosotras os lleváis muy bien por eso lo notáis más...
Gracias de nuevo!

Publicar un comentario

 
Diseño © BlogDesign.es